Mi gran amigo Clip


Que las tecnologías están haciendo mucho daño no es ningún secreto. Que los chavales han dejado de lanzarse piedras y pelarse las rodillas para quedarse cegatos delante de la pantalla del ordenador durante horas es una realidad. Y eso hace que muchos luego se confundan y se piensen que están dentro de un videojuego y lleven a cabo una conducta extraña cuando salen a la calle o hacen tareas cotidianas. ¿Habrá soñado el autor de esta pintada con el famoso clip de la ayuda de windows o será más bien un pequeño trauma de una mala experiencia con su primer ordenador?

clipComo observación puedo decir que la tecla del ‘sí’ tendría que ser bastante más grande porque no creo que haya ningún desempleado se le pase por la cabeza que no necesita ningún tipo de ayuda, al igual que ocurre con el autor, que necesita dejar de tener como amigo imaginario a un clip anoréxico con ojos de sapo antes de que éste le meta cosas raras en la cabeza y le pida sangre, venganza, caos y muerte. 

Trabubus locos


No sabía yo que David el Gnomo iba ahora de tipo duro por la vida, con gafas de sol al estilo Stallone en la peli de Cobra, haciendo rimas y amenazando a los vecinos con ponerles el asterisco al rojo vivo. Y todo eso ¿bajo qué 

Trabubus

pretexto? ¿Por qué tal enfado con el mundo? A veces no es bueno echarse a la boca todo lo que encuentras en el bosque aunque tenga colores muy bonitos y vivos porque puede confundirse la realidad y la ficción.

Si en lugar de ser Gnomos o Trabubus los autores de la pintada hubieran sido seres acuáticos como los Snorkels, la pintada habría sido un pelín diferente: ‘Se presentan ante ti lxs hijxs del mar y te van a dar por culo como nades mal’.

Ya sabéis, este verano ni playa ni montaña (a no ser que busquéis algo de cariño sin compromiso).

 

Gordo no, fuertecito


Gordaco

Vamos a ver, que me entere yo: ¿Dónde entra el gordaco? ¿En la columna donde está escrito el mensaje?¿En la discoteca de moda del pueblo porque ya ha cumplido los 18? ¿En su traje de chaqueta favorito que llevaba años sin probarse gracias a que ha perdido unos kilos con la dieta del aguacate, del melón o del cucurucho?

Aunque primero tenemos que saber qué es el gordo. Puede ser que sea la lotería y esté diciendo que dentro de esa pequeña columna cabe toda la pasta del primer premio o, puede que se refiera a su colita, en este caso de características desproporcionadas. También puede que el dedo gordo de la mano le entre en los guantes de portero o el del pie en las nuevas zapatillas de ciclismo que le han regalado por Navidad.

Me gusta también saber que el autor se lo pasó en grande mientras escribía el mensaje, como nos demustra ese ‘JaJa’ final, sinónimo de descojone, gozo y algarabía.