Madura y pisa una caca


madura

Menudo dilema: si maduras mucho te pudres pero si no maduras te quedas colgado y nunca caes de la parra.

Personalmente prefiero ser de la primera clase, independientemente de la edad. A menudo hay gente que se sorprende de mi edad legal, la que reza mi DNI en comparación a mi edad mental, mucho menor. La culpa de esto no la tiene mi apariencia física, ya que las primeras (y segundas y terceras) canas ya asomaron a mi cabellera hace tiempo. La culpa la tiene mi forma de ser y, sobre todo, de actuar. Todavía a día de hoy, pese a contar con la edad de JesuCristo, encuentro de un agrado inusitado y un deleite sin igual pequeñas estupideces que ocurren a diario a mi alrededor.  Así, no es raro verme celebrar una buena caca de paloma sobre cualquier viandante o un resbalón inesperado en medio de la calle. El día que alguien pisa una gran mierda todavía humeante encuentro una satisfacción mayor que un orgasmo. No lo puedo remediar. Y si todo esto le pasa a alguien del tipo 2, aquel serio y maduro energúmeno al que le cuesta incluso reír, el día adquiere tintes de legendario, un día poco menos que perfecto.

 

Advertisements

Illuminati


IlluminatiQue Dan Brown ha hecho mucho daño a los conspiradores aficionados es un hecho. Que mucha gente tiene mucho tiempo con eso de la crisis también. La pintada de hoy es algo especial por su formato: Por un lado nos invita a participar en ella con un jueguecito de lógica y, no seguro de la capacidad de la persona que se ponga manos a la obra con el acertijo, nos brinda una segunda oportunidad. 2×1 como en las rebajas. Es de agradecer la empatía del autor sabiendo que una vez escrita la solución no hay marcha atrás y no se puede borrar el resultado. La segunda parte del grafiti nos deja en el aire una pregunta en el aire, como instando a saber más sobre un tema amplio y conspiratorio. Ni más ni menos que los Iluminati y todo el misterio que les rodea.

Pero, ¿a qué verdad se refiere? ¿Tal vez a la longevidad del gran Jordi Hurtado, presentador de Saber y Ganar que cada año parece ser más joven pese a que su programa lleva en antena casi desde los años de los Reyes Católicos o al extraño caso de Belén Esteban haya publicado un libro que ha sido un éxito en ventas cuando la inmensa mayoría de la ciudadanía dudaba de su capacidad para escribir más allá de la lista de la compra semanal?

La pintada viene con un par de dibujos que, lejos de ser aclaratorios, enreda más el mensaje. Una pirámide y algo indefinible, como también lo es el fallo de bulto de escribir el verbo ‘saber’ con uve. ¡Menos filigranas y centráte un poco más!

Alma de león


¿Alguna vez habéis cogido una canción de vuestro grupo favorito americano o inglés y habéis decidio traducirla sólo para ver de qué está hablando o para aprender algo de la lengua de Shakespeare?

Y cuando lo habéis hecho ¿No os a sorprendio las estúpideces que dice y la simpleza de las frases? Pues este grafiti es un ejemplo de ello. Si mi madre lee esta pintada, aparte de no entender nada, pensaría que tal vez pone algo interesante o de vital importancia pero si luego yo le dijera que lo que pone es que tengo alma de león seguro que me miraría extrañada pensando que me había equivocado. Y esque, si no tienes nada que decir, mejor dilo en una lengua extranjera. Queda mucho mejor. Más cosmopolita.

Hail


Iba en coche y tuve que parar cuando vi este diseño porque de la risa podía poner en peligro la circulación. El dibujo en sí está bien hecho y no tendría el honor de aparecer en el blog de no ser por el lema ‘Hail mis huevos’. Vino a mi cabeza una situación que podría haber aparecido en la mismísima película Malditos Bastardos: Imaginé un pueblo de la España profunda, de campesinos y trabajadores. Hombres que lo primero que se meten en el cuerpo es un copazo de sol y sombra o de coñac. Rostros duros y manos ásperas y callosas. En eso llega un miembro del ejército Nazi, da los buenos días y sin más dice: Hail Hitler. ¿Hail Hitler? pregunta el más burro de todos los hombres del pueblo mirándolo de reojo mientras se  apoya en la barra con un palillo en la boca, hasta que le dice: ‘Hail mis huevos’. 

Tras esto entra a escena un bate de béisbol que no se sabe cómo coño ha podido llegar a un bar de pueblo de la España profunda y…