¿Como todas?


¿Cuántas veces hemos oído esta célebre frase? ¿Y cuántas veces alguien ha matizado la frase diciendo ‘menos mi madre‘? A veces había quien incluso se atrevía a asegurar que ‘ni mis hermanas‘. 

Es una frase milenaria, común en nuestra época adolescente (si escucháis a algún no adolescente usarla posiblemente se haya quedado anclado en los 17 o bien ha dicho en voz alta sin darse cuenta lo que estaba pensando). 

El autor, no sé si tras previo estudio de la situación o por mera casualidad, ha elegido una de los bloques que están en relieve, uno de los que sobresalen pensando que así estaría más a la vista. Cogío una calculadora, boli Bic, compás, regla y, tras dos horas de operaciones aritméticas y estudio del espacio-tiempo, llegó a la conclusión de que ese era el lugar preciso para una mayor difusión.

Pese a que es una frase ancestral (El primero en usarla fue uno de los Apóstoles cuando Jesucristo le reveló que María Magdalena no era dependienta de una tienda de ropa) el autor ha querido dejar un sello moderno con ese ‘XD’, muy utilizado en mensajes de textos y conversaciones vía ordenador y que significa, ni más ni menos, que el autor de la muerte de Kennedy fue Pedro Reyes.
Como todas

Advertisements

El WC de Dios


El wc de Dios¿Acaso pensábais que Dios no hacía sus necesidades? Además, parece que cualquier esquina es válida para echar una meadilla, al estilo de los borrachos de fin de semana. Y si alguien lo ve, no pasa nada porque puede transformarse en hormiga, ardilla o poste de la luz.

Hasta el lugar de los hechos se han desplazado especialistas del Vaticano y ya hay rumores de que el año que viene la puerta del garage será nombrada lugar santo y punto de partida de una nueva ruta del Camino de Santiago.

Lo que no se conocía hasta el presente día es lo cursi que Dios es cuando escribe: ¿Quién usa la palabra ‘orinar‘ en los tiempos que corren? Yo por lo menos hacía bastante tiempo que no la escuchaba.

Amnesia


La amnesia transitoria es algo común sobre todo los sábados por la noche. ¿Quién no se ha olvidado alguna vez de su nombre por ejemplo en San Fermín o en alguna fiesta importante? Y luego claro, a preguntar a toda la gente que te encuentras por la calle por tu nombre, dónde has dejado el coche y dónde vives.

Si la situación se alarga y no hay pistas sobre quiénes somos, siempre puedes buscar la inspiración escribiéndolo por ahí aunque tal vez una opción más interesante sería poner la pintada en el periódico local de turno con una foto del individuo para que la familia o los amigos fueran al rescate.