La droga nene


Quiero pensar que la flecha que aparece debajo de la primera pintada, esa que dice ‘la droga te llama’ es sólo fruto de la casualidad. No quiero pensar que alguien se está publicitando con pintadas y flechas en la pared para hacer su negocio más próspero. Sobre todo si es ilegal. De la misma manera, puede que sea un graffiti que alguien de la competencia ha escrito para que todos en el barrio sepan que ahí se cuecen habas y, la policía, tan astuta y resuelta como siempre, descubra el pastel.

La segunda pintada fue tomada en un lugar geográficamente distante de la primera pero me parecía gracioso combinarlas porque parece la puerta de entrada del chiringuito, el lugar indicado en la pintada anterior con la flecha para pillar algo. 

En esa segunda pintada me he acordado de los vendedores del mercado. ¡Ajos tiernos buenos! ¡Bragas buenas! ¡Melones luneros buenos! ¡Grifa buena! Cuando la vi por primera vez pensé que faltaba un vendedor ambulante vociferando y ofreciendo sus productos a las señoras mayores que, como cada semana, se han levantado bien tempranito para llevarse el mejor género.

Advertisements

Llevo por mis venas un caballo galopando


Tesco‘TESCO vende caballo’. No es que alguien esté vendiendo heroína en el barrio. Tranquilos. Todos nuestros hijos están a salvo.

Tesco es una de las cadenas de supermercados más importantes de Reino Unido que saltó a la fama de forma negativa hace unos meses por incluir carne de caballo en algunos de sus productos. El problema no habría pasado a mayores de no ser porque ellos no advertían que esos productos contuvieran carne de tal animal. Es más, aseguraban que la carne era de cerdo, cordero o vaca inglesa. ¿Qué raras deben de ser las vacas inglesas verdad?

Días después, algunos indignados pusieron el grito en el cielo y clamaron contra la cadena de supermercados denuciando el caso ante la prensa y el Gobierno. Otros, mucho más sutiles y posiblemente propietarios de pequeñas tiendas de barrio, lo hicieron a su manera. Menos mediática pero igualmente eficaz. Todo a pequeña escala, todo queda en el barrio.

Y ahora la duda que no me deja dormir por las noches es: ¿Cómo es posible que nunca nadie haya hecho una pintada igual a ésta diciendo ‘los restaurantes chinos venden gato’? ¿Rumor o realidad? Nos comen los chinos, nos comen.

Trapichero de 5€


Trapichero de 5 euros

La calidad de la pintada no está a la altura de la revelación que en ella encontramos. La transcripción, para los que no puedan descifrarla es: ‘Peralta, chivato y camello de 5€ que sólo vendes 30 al día. Te vas a cagar en la cárcel, nos veremos en la…’ El resto del mensaje es imposible de entender así que lo dejaré para que vuestra imaginación trabaje un poco.

Personalmente me encanta la primera parte, esa que trata de descalificar al tipo objeto de la pintada afirmando que apenas vende para ganar 30€ al día en pequeñas y chapuceras dosis de cinco euros.

Y esque está tan mal el país que hasta los camellos tienen que rebajar sus tarifas y hacer ofertas para atraer a la clientela. ¿Para cuando un dos por uno?

//