Más faltas que en un partido de baloncesto


19403346_1564254436980900_1819315356_oEl lenguaje es un ente que evoluciona, casi vivo. Es como una sepia o un topo. Las palabras y expresiones van cambiando, como cambia la sociedad en la que vivimos y sus gentes. Nuevas palabras van surgiendo. Otras ya existían pero estaban en desuso. Y luego están los anglicismos y nombres de tribus urbanas, modas, tendencias… que se adaptan a nuestra necesidad de definir algo o alguien con una palabra concreta (nunca entenderé esta necesidad de etiquetar todo en nuestra sociedad)

Del mismo modo, e inherente a este auge de nuevas etiquetas sociales, surgen todavía más palabras. Un ejemplo sería la palabra Millenials que son… ¿qué son? pues son ciudadanos igual de gilipollas que sus generaciones pasadas pero con un nombre más molón y adaptado a la globalización que vivimos. O los Emos que son…¿qué son? pues ni puta idea. Gente oscura y melancólica con un estilo de pelo propio de los Ramones.

Paralelamente se crean colectivos contrarios a estas nuevas tribus sociales. El caso más sonado (tras la tribu de gente que se blanquea el ano) es el de los Emofovos que, como cita la RAE en su accepción más utilizada es ‘practicar la Emofovia’ que, a su vez, y cito textualmente, es “deseo incontralado e inexplicable de abofetear gente considerada ‘Emo‘ o que se cree responden a semejante etiqueta’.

Por cierto, pensando en el párrafo anterior y cambiando de tema, como jode cuando se busca una palabra en el diccionario y tampoco entiendes la definición o cuando la buscas y tan sólo te remite al verbo diciendo algo así como ‘acción y efecto de …’ obligándote a buscar una vez más y olvidando por completo por qué estabas buscando tal palabra y dónde la habías visto.

En fin, al chaval de la pintada no le vendría mal echar un vistazo de vez en cuando al diccionario. No es por alarmarle pero de cuatro palabras que no son preposiciones ha escrito mal dos. 50% de desacierto, no está mal. No eche usted la quiniela viejo amigo, subscríbase a una revista y saldrá ganando (El don Balón no vale, las revistas pornográficas tampoco). Y es que una buena educación es la base de todo. De ahora en adelante, preocúpense de que sus ijos no sean emofovos. Un mundo mejor es posible.

Como recomendación, también me gustaría decir al autor de la pintada que si hubiera elegido pintura roja en lugar de ¿negra? (soy daltónico) el acabado de la tinta chorreando habría  quedado mejor, más sangriento, amenazante y de peli Gore. Sólo como pequeña observación.

Explore su ano


¿Espeolología? Mejor indage en su interior, busque lo que necesita dentro de usted. Es muy moderno ser activo en los tiempos que corren, sobre todo, los fines de semana. La gente llena el depósito de gasolina y se echa a la carretera para vivir experiencias mejores que sus congéneres. Con avaricia y, a veces, sin mucho sentido. Todo por la actualización de Facebook. 

La próxima vez que lo vayáis a hacer, tened en cuenta está pintada y explorar vuestro ano. Puden haber sorpresas y además os ahorráis que os piquen los mosquitos.

¿Acaso os creéis que Livigston o Colón no lo probaron antes de desempeñar empresas más ambiciosas? Antes de conocer el Universo es bueno conocerse a uno mismo.

explore-su-ano

El futuro es del amor


Futuro

Para mí que el autor de esta pintada ha visto muchas veces la película esa de Will Smith ‘Soy leyenda’ en la que un tipo está solo en el Planeta. La diferencia es que, a diferencia de compartir planeta con zombies mutantes o algo así, él tan sólo quiere verle el bigote a su amada. ¿Es por miedo a que se vaya con otro? ¿Tan poca confianza tiene en ella? Por un lado es comprensible: sin gente con la que compararse, él será el más guapo, listo y alto. En el país de los ciegos el tuerto es el rey. Lo que no queda claro es si, pese a no existir nadie más en la Tierra, su futuro con ella estaría asegurado, sobre todo teniendo en cuenta su afición por escribir mensajes de amor en muros que podrían avergonzar incluso a un koala ciego y con hemorroides.

Bob esponja, el brazo tonto de la ley.


Bob Esponja

Primero pensé que eran los padres los que siempre estaban detrás de ti vigilándote. Luego, más tarde, pensé que era el Gran Hermano el que te vigilaba pero ahora, tras un minucioso estudio de las pruebas en mi poder, me veo en la posición de confirmar que es Bob Sponga quien nos vigila. Para los que no me sigan: Bob Esponja, el actor, es el alter ego de Bob Sponga, agente secreto y espía. Yo tampoco lo creí hasta que encontré el siguiente documento gráfico y tuve que asimilar que el tan amado e inofensivo personaje de dibujos era en verdad el manda más de su brigada (aquí le vemos vistiendo uno de sus trajes de incógnito para evitar llamar la atención mientras da las últimas órdenes y organiza el dispositivo de vigilancia con dos de sus súbditos):

El Bob Esponja canarión se identifica ante dos policías en Triana. i LP / DLP .   Si lo ven, desconfíen. Corran, huyan, arrójense a la vía del tren. Háganle el vacío, desconecten el móvil y no hablen con nadie. No sé qué o a quién vigila, sólo sé que la canción de los dibujos quedaría mejor con este comienzo: ‘Me cago y me meo en el fondo del mar ¡Bob Esponja!’. Total, más lleno de mierda no pueden estar nuestros océanos.

El rapero


El rapero Por suerte, para ser rapero, no se necesita escribir bien. Quiero decir, puedes hacer rimas y no necesitas escribirlas en ningún lado, sólo que queden bien.  Las repetidas patadas al diccionario que el autor de esta pintada ha hecho no son de extrañar, máxime teniendo en cuenta que incluso tiene problemas con la ‘y’ y la ‘i’. Incluso en su nombre.

Sólo a modo de recordatorio: Palabras que contienen ‘y’: pysto, mychirón, myope, rubya y bylyrrubina. Palabras que se escriben con ‘i’: ieso, iuca, ioio i io.  

En la próxima entrega analizaremos la diferencia entre ‘a ver’ y ‘haber’ y los palabras con ‘b’ y con ‘v’.

En fin, un saludo a la rubia de Alba. Al chaval, pese a los pequeños fallos sin importancia, lo tienes en el bote. ¿Qué más da cómo se escribe una palabra cuando algo tan importante como el amor está en el  juego?

Nothing else mattress


Una forma de darle una segunda oportunidad a esos muebles o enseres viejos castigados por el uso y el paso del tiempo. En vez de desecharlos así sin más, puedes desecharlos pero escribiendo mensajes sobre ellos. Un último servicio que permitirá, por ejemplo, que tus vecinos sepan lo que piensas de ellos, lo guarro que eres (por el estado del objeto tirado) o, como en este caso, expresarte y mostrar al mundo tu creatividad y originalidad.

Este ejemplo no es que sea una frase filosófica que va a cambiar el mundo como hasta ahora lo percibimos. Incluso dudo que vaya a ser una referencia de culto para ningún ser humano en su sano juicio. Lo que me deja claro es que los juegos de palabras fáciles son inherentes a la raza humana en su totalidad, sin distinción de idioma o país. Del mismo modo que gilipollas hay en todas partes.      

Lo que no sé muy bien es lo que simboliza la cara triste dibujada debajo del mensaje. Tras deshacerte de semejante colchón de yonki deberías estar más que contento. A no ser que sobre él tuvieran lugar tus primeras experiencias sexuales. O tus primeras siestas.

20141124_084648

La loba


uloba

De la versión de ‘El lobo, que gran turrón‘ hemos pasado a ‘La loba, que gran zorrón‘. Los tiempos cambian y hay que adaptar los viejos eslóganes.

El hecho de terminar la pintada amenazadora con un doble insulto repetido me hace pensar que la artista estaba profundamente indignada o que tiene la denominada ‘memoria de pez’ que permite retener información en el cerebro por no más de tres o cuatro segundos. 

Segundo punto importante: Llama ‘loba’ a la otra contendiente. ¿Es un intento de insultar o es un mote, un nombre en clave?

En la pintada, justo al inicio, la artista hace sus pinitos como dibujante en lo que parece ser una cabeza de un animal. Podría ser cualquier animal aunque por el contexto supongo que intentó dibujar una cabeza de lobo/a. Parece de coña. Si haces una pintada amenazando a alguien y quieres acojonarlo, esa cabeza, que parece sacada de un dibujos animados japoneses, no intimida nada. Al contrario, produce risa.

Y para terminar, ¿Por qué está la palabra ‘loba’ tachada? Si te das por aludida, mejor borrar toda la pintada o el insulto (puta puta). Creo que si dejas lo de lo loba no pasa nada porque simplemente es un animal. 

Brebaje por decreto


Siempre me ha fascinado ver cómo los eslóganes van cambiando, adaptándose a los tiempos y a las nuevas inquietudes/necesidades/gustos/aficiones del populacho. En esta pintada, curiosamente tomada en la ciudad que catapultó aquel famoso ‘agua para todos’ y lo puso en boca de todo el país, ha surgido esta variante, mucho más interesente debido a la gran necesidad innata del ser humano basada en beber mistela o cualquier sustancia alcohólica. Corre el rumor, además, de que en ciertas ciudades de la Región de Murcia hay más litros de mistela y anís del mono que de agua potable. El problema surge cuando abres un ojo un domingo cualquiera por la mañana con la boca como si hubieras chupado un zapato, buscas a tientas en la mesita un vaso de agua que mejore ese angustioso sabor a resaca infernal y, una vez dado un buen trago, darse cuenta, ya demasiado tarde, de que no era agua sino las sobras de mistela caliente (y tal vez con alguna colilla) del día anterior.

Mistela

Toro negro


Toro

‘El Toro tiene dos 00’. Todos lo sabíamos: la palabra ‘toro’ tiene dos oes. Sin embargo, el hecho de que los circulitos estén coloreados de negro me hace pensar que lo que tiene el Toro son dos huevos y, además, de los negros.

Originariamente el mensaje era más complejo y extenso pero desafortunadamente es ininteligible a día de hoy. En su lugar, algún artista recordó que esos dos suelen venir acompañados de algo más, un palito en este caso aunque me ha sido imposible saber (tampoco quiero descubrirlo) cómo cojones lo sabe.

Llevo por mis venas un caballo galopando


Tesco‘TESCO vende caballo’. No es que alguien esté vendiendo heroína en el barrio. Tranquilos. Todos nuestros hijos están a salvo.

Tesco es una de las cadenas de supermercados más importantes de Reino Unido que saltó a la fama de forma negativa hace unos meses por incluir carne de caballo en algunos de sus productos. El problema no habría pasado a mayores de no ser porque ellos no advertían que esos productos contuvieran carne de tal animal. Es más, aseguraban que la carne era de cerdo, cordero o vaca inglesa. ¿Qué raras deben de ser las vacas inglesas verdad?

Días después, algunos indignados pusieron el grito en el cielo y clamaron contra la cadena de supermercados denuciando el caso ante la prensa y el Gobierno. Otros, mucho más sutiles y posiblemente propietarios de pequeñas tiendas de barrio, lo hicieron a su manera. Menos mediática pero igualmente eficaz. Todo a pequeña escala, todo queda en el barrio.

Y ahora la duda que no me deja dormir por las noches es: ¿Cómo es posible que nunca nadie haya hecho una pintada igual a ésta diciendo ‘los restaurantes chinos venden gato’? ¿Rumor o realidad? Nos comen los chinos, nos comen.