La estupidez produce felicidad


20161126_144804

     Una pintada que se podría calificar de nivel superior, como las salchichas Óscar Mayer. El mensaje es profundo y directo: ‘No más monos sabios, sólo estúpidos’ y, además, viene acompañado de un par de dibujos, tan malos que incluso el autor se ha visto forzado a aclarar que el garabato de la izquierda es una casa en un árbol. Me imagino al artista sacando pecho delante de sus amigos hasta que descubrió que ninguno sabía qué cojones era la chapuza de la izquierda. Al final, tras un debate de urgencia entre todos para buscar soluciones que pudieran aclarar tamaña obra de arte, se decidió que lo mejor era escribir explícitamente lo que era. Sin más. Así se evitaba más ambigüedad.

     Supongo que no era la intención del artista pero el mensaje me ha calado hondo. En primer lugar porque es un mensaje que podría firmar cualquier Gobierno democrático, institución con intereses económicos, corruptos, medios de comunicación o incluso dictadores del mundo. Cuanto menos formada sea una sociedad y sus ciudadanos, más fácil será hacer lo que se quiera con ellos. Eso me resulta bastante familiar y cercano. Tan sólo habría que añadir al diseño de arriba una enorme televisión último modelo dentro de la casita del árbol para que ayudara con la causa y limitase el pensamiento crítico de sus ocupantes. Una tele enorme, más incluso que la propia casa. Tener un techo sobre el que dormir está sobrevalorado, tener una tele gigantesca es vital. Siempre podemos lamer la pantalla si tenemos hambre.

     Otra lectura que se podría hacer al ver la pintada es que los ciudadanos a nivel mundial la toman al pie de la letra a la hora de decidir en las urnas quién les debe gobernar. Por eso normalmente gana las elecciones un ser de apariencia humana que es estúpido y que se dedica a soltar incoherencias y mentiras por su boca pero que bien podría vivir en un árbol rodeado de seres muchos más inteligentes que él: los monos.

La estupidez produce felicidad. O eso dicen. También produce incoherencia, injusticia, trabajo doble, grandes errores difícil de subsanar, docilidad y millones de videos graciosísimos de gente sufriendo accidentes, siendo coceados por burros o caballos o cayéndose en las más absurdas situaciones. Gracias Youtube.

Advertisements

Pregonando a los siete vientos


‘Yo jodidamente amo cagar’. Amén añadiría yo. Entrar a un baño público y leer este arranque de sinceridad te hace pensar que tal vez tú no vas a ser el primero en plantar un pino allí. Bien, eso ya lo suponías pero al ver este mensaje tan explícito, se te ha hecho más presente.

Qué podría decir yo de cagar, evacuar o defecar. Todo el mundo queda aliviado y disfruta de ello, sobre todo cuando el perro está asomando el hocico. Tan placentero es que hay gente que presta una asombrosa devoción al acto y lo encumbra a poco menos que místico o divino, dedicándole odas, videos, canciones e incluso poemas como este: https://youtu.be/a1BE-H_DUlk  (aviso que puede herir la sensibilidad).

Volviendo al graffiti, es digno de destacar también la  onomatopeya que se ha sacado de la manga el autor queriendo recrear el sonido que suele acompañar al acto aunque también podría ser un caballo relinchando, una palabra escrita en Flamenco o Alemán o un intento fallido de escribir su línea favorita de productos para el cabello, Schwarzkopf, como todos sabemos creada por Arnold Schwarzenegger.

loveshitting

Nothing else mattress


Una forma de darle una segunda oportunidad a esos muebles o enseres viejos castigados por el uso y el paso del tiempo. En vez de desecharlos así sin más, puedes desecharlos pero escribiendo mensajes sobre ellos. Un último servicio que permitirá, por ejemplo, que tus vecinos sepan lo que piensas de ellos, lo guarro que eres (por el estado del objeto tirado) o, como en este caso, expresarte y mostrar al mundo tu creatividad y originalidad.

Este ejemplo no es que sea una frase filosófica que va a cambiar el mundo como hasta ahora lo percibimos. Incluso dudo que vaya a ser una referencia de culto para ningún ser humano en su sano juicio. Lo que me deja claro es que los juegos de palabras fáciles son inherentes a la raza humana en su totalidad, sin distinción de idioma o país. Del mismo modo que gilipollas hay en todas partes.      

Lo que no sé muy bien es lo que simboliza la cara triste dibujada debajo del mensaje. Tras deshacerte de semejante colchón de yonki deberías estar más que contento. A no ser que sobre él tuvieran lugar tus primeras experiencias sexuales. O tus primeras siestas.

20141124_084648


things I hate Esta pintada, lejos de ser estúpida, es original. ‘Cosas que odio: Vandalismo, Ironía, Listas.’ Todo ello representado en la susodicha pintada. Me gusta el estilo informal de la caligrafía, muy casual así como los chorretones de pintura que le dan un toque muy acorde con el grafitti.

Supongo que cada uno tendrás sus cosas odiadas. Yo, personalmente, sumaría media docena más, a saber: 1-. Poner el despertador por las mañanas, cosa que considero antinatural y completamente en contra de la naturaleza humana 2-. Discutir con necios (La mayoría de la veces en esas ocasiones evito la confrontación porque, lejos del acto de discutir, lo que no me gusta es discutir con estúpidos) 3-. Trabajar. Otro aspecto antinatural de los seres vivos: ¿Acaso habéis visto alguna vez a una jirafa trabjar? ¿Y a un ornitorrinco? Los animales se mueven sólo por impulsos y necesidades. Nosotros deberíamos hacer lo mismo así que trabajar no está entre las opciones. 4-. Carne bien hecha. Gastarte una pasta en un buen chuletón y luego hacerlo bien pasado, para que sepa igual que una suela de zapato no merece la pena matar a un animal. 5-. Corbatas. Pocas veces he llevado una pero es una prenda completamente inútil. No abriga, no estiliza y no es cómoda sino todo lo contrario. Es como llevar puesta la cuerda con la que te van a ahorcar. Poco práctico y menos cómodo. 6-.Viajar con Ryanair. Es lo más parecido a estar como Ortega Lara. Espacios mínimos, asientos incómodos, largas colas, problemas para colocar tu equipaje en los espacios habilitados a tal efecto, abusivas tasas por sobrepeso de las maletas, constante tensión cuando la azafata se dirige a ti para medir y pesar tu equipaje de mano, música en el avión como si fuera una verbena, lo que ocasiona un ruido inaguantable y dificulta, aún más si cabe, la ardua tarea de dormir, constante venta ambulante de todo tipo de productos, desde rasca-gana hasta colonias y tabaco…. 

Habrá quien piense que todo esto es una majadería pero estoy seguro que cada uno podría elaborar su propia lista. Yo incluso podría seguir añadiendo puntos hasta que me diera la hora de dormir.

 

Oh my God¡¡


GodEstamos ante una nueva vertiente para predicar la palabra de Dios nuestro Señor y Todopoderoso. La crisis agudiza el ingenio hasta en los más devotos que ven  en los mensajes directos escritos en cualquier lugar un modo para prescindir de personal y minimizar costes. Olvíndense del tipo raro con ojos de asesino en serie que está repartiendo panfletos en la puerta del supermercado mientras grita cosas como ‘Dios es el camino’ o ‘Dios es la respuesta’. Aquel tipo al que nadie hace ni puto caso y del que todos huyen con el viejo truco de la llamada teléfonica inoportuna.

Es llamativo el lugar donde se ha hecho. Y esque decidirse a escribir un mensaje de apoyo a Dios en un cubón de basura y de los grandes tiene miga. Sin pasar por alto que este tipo de actos es considerado vandalismo y, por tanto, supongo yo que tendrá la consideración de pecado aunque tal vez el ‘Salvador’ lo pase por alto, contento de que alguien se haya acordado de él en estos tiempos de perdición y libertinaje. Aunque haya sido colocando su nombre en la basura, mezclado con la mugre. 

El autor tiene todo mi respeto por el aprovechamiento tan perfect que ha hecho del espacio. El mensaje ha quedado bien cuadrado por toda la superficie de la que se disponía aunque, como crítica, diré que ha recurrido al truquillo de alargar y destacar unas palabras sobre otras. Llama la atención que en este caso la palabra destacada no ha sido ‘God’ que es la más importante del mensaje sino ‘So’, una simple palabreja sin importancia, un humilde adverbio. Supongo que el grafitero sabe que a Dios no le gusta el protagonismo.

Misionero


‘Despierta¡ Escucha¡ Cuál es tu misión?’

Café con leche, cruasán, tostadita de mermelada de fresa, melocotón o albaricoque, café sólo, cereales, un Cola-cao, horchata, tostada de tomate rallado con aceite de oliva, huevos fritos, salchichas, habichuelas, sanwich de jamón de york y queso, zumo de naranja natural… sea cual sea tu preferencia, tu misión al mismo abrir el ojo por la mañana (con permiso de la primera meada matutina) es desayunar. Da igual lo que tengas que hacer, cuanto hayas dormido y la hora que sea: el desayuno no se puede omitir nunca. Y ya sabéis, nunca salgáis de casa en ayunas salvo si tenéis cita en el ambulatorio para haceros unos análisis.

http://youtu.be/eoHPpiCZEMImission

Llevo por mis venas un caballo galopando


Tesco‘TESCO vende caballo’. No es que alguien esté vendiendo heroína en el barrio. Tranquilos. Todos nuestros hijos están a salvo.

Tesco es una de las cadenas de supermercados más importantes de Reino Unido que saltó a la fama de forma negativa hace unos meses por incluir carne de caballo en algunos de sus productos. El problema no habría pasado a mayores de no ser porque ellos no advertían que esos productos contuvieran carne de tal animal. Es más, aseguraban que la carne era de cerdo, cordero o vaca inglesa. ¿Qué raras deben de ser las vacas inglesas verdad?

Días después, algunos indignados pusieron el grito en el cielo y clamaron contra la cadena de supermercados denuciando el caso ante la prensa y el Gobierno. Otros, mucho más sutiles y posiblemente propietarios de pequeñas tiendas de barrio, lo hicieron a su manera. Menos mediática pero igualmente eficaz. Todo a pequeña escala, todo queda en el barrio.

Y ahora la duda que no me deja dormir por las noches es: ¿Cómo es posible que nunca nadie haya hecho una pintada igual a ésta diciendo ‘los restaurantes chinos venden gato’? ¿Rumor o realidad? Nos comen los chinos, nos comen.

Spiderman


Spiderman

Cada vez es más duro el trabajo de grafitero. Mucha competencia y pocas paredes relucientes y limpias sobre las que expresarse. Además la policía siempre está al acecho para dejarte a medio y con la miel en los labios. Por todo esto, muchos adolescentes están siguiendo un plan exhaustivo físico-mental para convertirse en super-héroes. Objetivo: Poder llegar hasta donde nunca otro grafitero ha conseguido llegar. El modelo ideal a seguir sería Spiderman porque, además de deslizarse como una cucaracha libremente por la paredes, también lleva un máscara, lo que evitaría ser reconocido por vecinos y autoridades, ahorrándole más de una citación en la comisaría de policía más cercana. En la actualización de hoy podemos ver un buen ejemplo de un par de pintadas en un lugar poco verosímil para un ser humano normal. No sé cual es el mensaje pero lo que está claro es que la evolución también ha llegado al mundo de los grafismos.

Ahora olvidad lo que he escrito. Resetear la cabeza y pensar que tal vez los inquilinos de esa vivienda, de esas dos ventanas no tienen cobertura o saldo en sus teléfonos móviles. Le han cortado Internet por no pagar y las palomas mensajeras que tenían enjauladas murieron por un ataque de ornitosis severo que las dejó más tiesas que un pene mañanero. Sin ninguno de esos mecanismos de comunicación, están aislados del mundo, como aquellos hombres antiguos de los 80. Y como ya nadie va a casa de nadie a preguntar por él sin previo aviso pues han tenido la idea de escribir mensajes a tamaño gigante en su fachada de casa simplemente con propósitos comunicativos, sólo por superviviencia. Lo malo es que tanto esfuerzo no valga la pena porque los mensajes dicen poco.

Para concluir con la postal, espero que hayáis reparado en la furgoneta de al lado de la casa que, por proximidad, también ha sido maqueada aunque, en este caso, todo parece indicar que tan sólo ha sido para joder.

A la buena de Michelle le va la marcha


La buena de Michelle.

Es un tipo de pintada muy común y vista a lo largo de nuestros años, la particularidad de ésta en concreto estriba en el idioma, inglés, así como el lugar donde fue captada, Nueva Zelanda, lo que nos confirma que en todos los países del mundo hay ciertos ‘graffitis-tipo’ que se repiten y éste seguramente sea uno de ellos.

La estructura es sencilla: nombre de alguien a quien quieres joder, su número de teléfono real y algún encabezamiento ofensivo que debe contener casi obligatoriamente alguna de las palabras follar, puta, zorra, guarra, maricón o algo por el estilo. El objetivo también está claro: tirar la piedra y esconder la mano, hacer daño de manera anónima y que el damnificado tampoco se entere de nada cuando alguien aburrido, un poco cabrón  y con crédito ilimitado en el móvil le de un toque a altas horas de la madrugada.

La pena de la pintada es no contar con el testimonio de Michelle para que nos de la versión de los hechos aunque si alguien se anima a preguntarle, ahí está el número…

Alma de león


¿Alguna vez habéis cogido una canción de vuestro grupo favorito americano o inglés y habéis decidio traducirla sólo para ver de qué está hablando o para aprender algo de la lengua de Shakespeare?

Y cuando lo habéis hecho ¿No os a sorprendio las estúpideces que dice y la simpleza de las frases? Pues este grafiti es un ejemplo de ello. Si mi madre lee esta pintada, aparte de no entender nada, pensaría que tal vez pone algo interesante o de vital importancia pero si luego yo le dijera que lo que pone es que tengo alma de león seguro que me miraría extrañada pensando que me había equivocado. Y esque, si no tienes nada que decir, mejor dilo en una lengua extranjera. Queda mucho mejor. Más cosmopolita.