La estupidez produce felicidad


20161126_144804

     Una pintada que se podría calificar de nivel superior, como las salchichas Óscar Mayer. El mensaje es profundo y directo: ‘No más monos sabios, sólo estúpidos’ y, además, viene acompañado de un par de dibujos, tan malos que incluso el autor se ha visto forzado a aclarar que el garabato de la izquierda es una casa en un árbol. Me imagino al artista sacando pecho delante de sus amigos hasta que descubrió que ninguno sabía qué cojones era la chapuza de la izquierda. Al final, tras un debate de urgencia entre todos para buscar soluciones que pudieran aclarar tamaña obra de arte, se decidió que lo mejor era escribir explícitamente lo que era. Sin más. Así se evitaba más ambigüedad.

     Supongo que no era la intención del artista pero el mensaje me ha calado hondo. En primer lugar porque es un mensaje que podría firmar cualquier Gobierno democrático, institución con intereses económicos, corruptos, medios de comunicación o incluso dictadores del mundo. Cuanto menos formada sea una sociedad y sus ciudadanos, más fácil será hacer lo que se quiera con ellos. Eso me resulta bastante familiar y cercano. Tan sólo habría que añadir al diseño de arriba una enorme televisión último modelo dentro de la casita del árbol para que ayudara con la causa y limitase el pensamiento crítico de sus ocupantes. Una tele enorme, más incluso que la propia casa. Tener un techo sobre el que dormir está sobrevalorado, tener una tele gigantesca es vital. Siempre podemos lamer la pantalla si tenemos hambre.

     Otra lectura que se podría hacer al ver la pintada es que los ciudadanos a nivel mundial la toman al pie de la letra a la hora de decidir en las urnas quién les debe gobernar. Por eso normalmente gana las elecciones un ser de apariencia humana que es estúpido y que se dedica a soltar incoherencias y mentiras por su boca pero que bien podría vivir en un árbol rodeado de seres muchos más inteligentes que él: los monos.

La estupidez produce felicidad. O eso dicen. También produce incoherencia, injusticia, trabajo doble, grandes errores difícil de subsanar, docilidad y millones de videos graciosísimos de gente sufriendo accidentes, siendo coceados por burros o caballos o cayéndose en las más absurdas situaciones. Gracias Youtube.

Advertisements

Los peces bucean y los pajaritos cantan


Otro ejemplo de gente diciendo cosas que no aportan nada al cómpluto global de la existencia humana. Como yo en estos posts. La diferencia es que yo no afeo el paisaje.

Si por lo menos hubiera ampliado más el mensaje, tal vez habría conseguido un resultado mejor. No sé, una idea podría ser por ejemplo algo así como ‘Los peces son dignos buceadores, a excepción de los peces muertos, que parecen mierdas cuando flotan’ o tal vez ‘los peces son dignos buceadores pero indignos caminantes’.

Deberían perseguir al autor de la obra, no para que el peso de la ley caíga sobre él sino para que algún Psiquiatra de prestigio estudie lo que tiene metido en la cabeza para dejar semejante mensaje. Seguro que todo tiene que ver con algún tipo de trauma causado por alguna de esas pelis de dibujos en los que el protagonista es un pez que habla, canta, llora, siente y, por supuesto, bucea en busca del McDonalds más cercano. 

Pixar ha hecho mucho daño a nuestras generaciones venideras.

 

peces

Madura y pisa una caca


madura

Menudo dilema: si maduras mucho te pudres pero si no maduras te quedas colgado y nunca caes de la parra.

Personalmente prefiero ser de la primera clase, independientemente de la edad. A menudo hay gente que se sorprende de mi edad legal, la que reza mi DNI en comparación a mi edad mental, mucho menor. La culpa de esto no la tiene mi apariencia física, ya que las primeras (y segundas y terceras) canas ya asomaron a mi cabellera hace tiempo. La culpa la tiene mi forma de ser y, sobre todo, de actuar. Todavía a día de hoy, pese a contar con la edad de JesuCristo, encuentro de un agrado inusitado y un deleite sin igual pequeñas estupideces que ocurren a diario a mi alrededor.  Así, no es raro verme celebrar una buena caca de paloma sobre cualquier viandante o un resbalón inesperado en medio de la calle. El día que alguien pisa una gran mierda todavía humeante encuentro una satisfacción mayor que un orgasmo. No lo puedo remediar. Y si todo esto le pasa a alguien del tipo 2, aquel serio y maduro energúmeno al que le cuesta incluso reír, el día adquiere tintes de legendario, un día poco menos que perfecto.

 

Masones, iluminatis y mierdas por el estilo


MasonQue la psicología y la psiquiatría son las carreras del futuro queda latente tras descubrir graffitis como éste. Las cacholas están muy mal y, en verano, con el calor a que se expone el cerebro y las neuronas, aún más. 

Un mensaje abstracto para parecer un tipo leído y molón. O para dar miedo. O para crear confusión. O para que en el Ayuntamiento te crean cuando vayas a pedir la paga por discapacidad. Números por todos lados que no indican nada, al lado, una cagada de perro naranja que puede ser cualquier cosa, por ejemplo, un elefante escondido tras una sábana.

Luego unas alusiones aleatorias a los masones, iluminatis y a la cruz y a casa a cenar. Gazpacho andaluz y un huevo frito.

Leer es bueno y todo el mundo debería hacerlo. O casi todo. Si incitáis a vuestros hijos, amigos y familia a que lean, procurad que no terminen creyendo todo lo que Dan Brown escribe. Y si le creen, por lo menos entiendan lo que está diciendo.

Palabras como puños


20160329_174751Un día vi a un boxeador ganar a otro sólo mediante insultos. Fue tremendo: un púgil castigaba el rostro y el cuerpo del otro, la riñonada, la nariz… pero, cuando menos se lo esperaba toda la concurrencia, el boxeador que estaba siendo machacado alzó su mirada, abrió la boca y soltó un profundo, agudo y colérico ‘Me cago en tus muertos’ que dejó a su oponente helado, atónito y con los ojos  en blanco. Intentó levantarse mientras el árbitro pregonaba la cuenta atrás ‘¡tres, cuatro, cinco!’ pero estaba seco. Le retemblaba la cabeza y seguramente también el cerebro. No atinaba ni a coger las cuerdas del ring. Creo que en ese momento ni podía recordar su nombre. 

Luego desperté, había sido un sueño. Seguía ingresado en el hospital por la tremenda paliza que me había dado un grupo de adolescentes borrachos por insultarles cuando estaban haciendo botellón debajo de mi casa. Aquel día recuerdo que bajé cabreado ante el escándalo que estaban haciendo los chicos. No podía oír la peli de Paco Martínez Soria que estaba viendo ese apasionante Sábado noche y les dije: ‘¡eh, montón de mierda, bajad el tono que no estáis solos en la calle!’. A la primera ostia quedé KO.

Cuando recibí el alta en el hospital, fui a casa, aparqué el coche y al salir vi esta pitada justo en el muro de en frente del portal. Deduje que a la persona que la escribió nunca le han martilleado bien la cabeza, si lo hubieran hecho, no pensaría así.

Pregonando a los siete vientos


‘Yo jodidamente amo cagar’. Amén añadiría yo. Entrar a un baño público y leer este arranque de sinceridad te hace pensar que tal vez tú no vas a ser el primero en plantar un pino allí. Bien, eso ya lo suponías pero al ver este mensaje tan explícito, se te ha hecho más presente.

Qué podría decir yo de cagar, evacuar o defecar. Todo el mundo queda aliviado y disfruta de ello, sobre todo cuando el perro está asomando el hocico. Tan placentero es que hay gente que presta una asombrosa devoción al acto y lo encumbra a poco menos que místico o divino, dedicándole odas, videos, canciones e incluso poemas como este: https://youtu.be/a1BE-H_DUlk  (aviso que puede herir la sensibilidad).

Volviendo al graffiti, es digno de destacar también la  onomatopeya que se ha sacado de la manga el autor queriendo recrear el sonido que suele acompañar al acto aunque también podría ser un caballo relinchando, una palabra escrita en Flamenco o Alemán o un intento fallido de escribir su línea favorita de productos para el cabello, Schwarzkopf, como todos sabemos creada por Arnold Schwarzenegger.

loveshitting

Tablón de anuncios local


Con el número de paredes vírgenes que hay en el Planeta y la gente se empecina con escribir en la misma. Es el tablón de anuncios local para comunidades humildes. Una pintada sobre la otra, diferentes capas de frases que a veces hace que se  pierdan mensajes de vital importancia para la suerte y seguridad de la raza humana. Otras veces tan sólo son gilipolleces, como en este caso. Así, a bote pronto, veo un par de ellas: ‘el roce hace el goce’ y ‘harry déjame dormir’. El primer mensaje no me dice nada, cuando la estás leyendo y llegas a los puntos suspensivos parece que algo realmente importante se va a descubrir ahí pero luego, para tu desilusión, tan sólo sale del paso como puede con una rima cutre. La segunda pintada, la que hace alusión a Harry, me fascina. ¿Por qué el autor no pide en persona al tal Harry que deje de molestarle o hacer ruido? Y si no quiere verle el careto ¿Por qué no le pone un mensaje al móvil o al Facebook? Por Dios, estamos en el s.XXI como para ir pintando mensajes a otros en las paredes. Con lo bien que quedan en las redes sociales Continue reading

Bob esponja, el brazo tonto de la ley.


Bob Esponja

Primero pensé que eran los padres los que siempre estaban detrás de ti vigilándote. Luego, más tarde, pensé que era el Gran Hermano el que te vigilaba pero ahora, tras un minucioso estudio de las pruebas en mi poder, me veo en la posición de confirmar que es Bob Sponga quien nos vigila. Para los que no me sigan: Bob Esponja, el actor, es el alter ego de Bob Sponga, agente secreto y espía. Yo tampoco lo creí hasta que encontré el siguiente documento gráfico y tuve que asimilar que el tan amado e inofensivo personaje de dibujos era en verdad el manda más de su brigada (aquí le vemos vistiendo uno de sus trajes de incógnito para evitar llamar la atención mientras da las últimas órdenes y organiza el dispositivo de vigilancia con dos de sus súbditos):

El Bob Esponja canarión se identifica ante dos policías en Triana. i LP / DLP .   Si lo ven, desconfíen. Corran, huyan, arrójense a la vía del tren. Háganle el vacío, desconecten el móvil y no hablen con nadie. No sé qué o a quién vigila, sólo sé que la canción de los dibujos quedaría mejor con este comienzo: ‘Me cago y me meo en el fondo del mar ¡Bob Esponja!’. Total, más lleno de mierda no pueden estar nuestros océanos.

Illuminati


IlluminatiQue Dan Brown ha hecho mucho daño a los conspiradores aficionados es un hecho. Que mucha gente tiene mucho tiempo con eso de la crisis también. La pintada de hoy es algo especial por su formato: Por un lado nos invita a participar en ella con un jueguecito de lógica y, no seguro de la capacidad de la persona que se ponga manos a la obra con el acertijo, nos brinda una segunda oportunidad. 2×1 como en las rebajas. Es de agradecer la empatía del autor sabiendo que una vez escrita la solución no hay marcha atrás y no se puede borrar el resultado. La segunda parte del grafiti nos deja en el aire una pregunta en el aire, como instando a saber más sobre un tema amplio y conspiratorio. Ni más ni menos que los Iluminati y todo el misterio que les rodea.

Pero, ¿a qué verdad se refiere? ¿Tal vez a la longevidad del gran Jordi Hurtado, presentador de Saber y Ganar que cada año parece ser más joven pese a que su programa lleva en antena casi desde los años de los Reyes Católicos o al extraño caso de Belén Esteban haya publicado un libro que ha sido un éxito en ventas cuando la inmensa mayoría de la ciudadanía dudaba de su capacidad para escribir más allá de la lista de la compra semanal?

La pintada viene con un par de dibujos que, lejos de ser aclaratorios, enreda más el mensaje. Una pirámide y algo indefinible, como también lo es el fallo de bulto de escribir el verbo ‘saber’ con uve. ¡Menos filigranas y centráte un poco más!

Misionero


‘Despierta¡ Escucha¡ Cuál es tu misión?’

Café con leche, cruasán, tostadita de mermelada de fresa, melocotón o albaricoque, café sólo, cereales, un Cola-cao, horchata, tostada de tomate rallado con aceite de oliva, huevos fritos, salchichas, habichuelas, sanwich de jamón de york y queso, zumo de naranja natural… sea cual sea tu preferencia, tu misión al mismo abrir el ojo por la mañana (con permiso de la primera meada matutina) es desayunar. Da igual lo que tengas que hacer, cuanto hayas dormido y la hora que sea: el desayuno no se puede omitir nunca. Y ya sabéis, nunca salgáis de casa en ayunas salvo si tenéis cita en el ambulatorio para haceros unos análisis.

http://youtu.be/eoHPpiCZEMImission