Más faltas que en un partido de baloncesto

19403346_1564254436980900_1819315356_oEl lenguaje es un ente que evoluciona, casi vivo. Es como una sepia o un topo. Las palabras y expresiones van cambiando, como cambia la sociedad en la que vivimos y sus gentes. Nuevas palabras van surgiendo. Otras ya existían pero estaban en desuso. Y luego están los anglicismos y nombres de tribus urbanas, modas, tendencias… que se adaptan a nuestra necesidad de definir algo o alguien con una palabra concreta (nunca entenderé esta necesidad de etiquetar todo en nuestra sociedad)

Del mismo modo, e inherente a este auge de nuevas etiquetas sociales, surgen todavía más palabras. Un ejemplo sería la palabra Millenials que son… ¿qué son? pues son ciudadanos igual de gilipollas que sus generaciones pasadas pero con un nombre más molón y adaptado a la globalización que vivimos. O los Emos que son…¿qué son? pues ni puta idea. Gente oscura y melancólica con un estilo de pelo propio de los Ramones.

Paralelamente se crean colectivos contrarios a estas nuevas tribus sociales. El caso más sonado (tras la tribu de gente que se blanquea el ano) es el de los Emofovos que, como cita la RAE en su accepción más utilizada es ‘practicar la Emofovia’ que, a su vez, y cito textualmente, es “deseo incontralado e inexplicable de abofetear gente considerada ‘Emo‘ o que se cree responden a semejante etiqueta’.

Por cierto, pensando en el párrafo anterior y cambiando de tema, como jode cuando se busca una palabra en el diccionario y tampoco entiendes la definición o cuando la buscas y tan sólo te remite al verbo diciendo algo así como ‘acción y efecto de …’ obligándote a buscar una vez más y olvidando por completo por qué estabas buscando tal palabra y dónde la habías visto.

En fin, al chaval de la pintada no le vendría mal echar un vistazo de vez en cuando al diccionario. No es por alarmarle pero de cuatro palabras que no son preposiciones ha escrito mal dos. 50% de desacierto, no está mal. No eche usted la quiniela viejo amigo, subscríbase a una revista y saldrá ganando (El don Balón no vale, las revistas pornográficas tampoco). Y es que una buena educación es la base de todo. De ahora en adelante, preocúpense de que sus ijos no sean emofovos. Un mundo mejor es posible.

Como recomendación, también me gustaría decir al autor de la pintada que si hubiera elegido pintura roja en lugar de ¿negra? (soy daltónico) el acabado de la tinta chorreando habría  quedado mejor, más sangriento, amenazante y de peli Gore. Sólo como pequeña observación.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s