Madura y pisa una caca

madura

Menudo dilema: si maduras mucho te pudres pero si no maduras te quedas colgado y nunca caes de la parra.

Personalmente prefiero ser de la primera clase, independientemente de la edad. A menudo hay gente que se sorprende de mi edad legal, la que reza mi DNI en comparación a mi edad mental, mucho menor. La culpa de esto no la tiene mi apariencia física, ya que las primeras (y segundas y terceras) canas ya asomaron a mi cabellera hace tiempo. La culpa la tiene mi forma de ser y, sobre todo, de actuar. Todavía a día de hoy, pese a contar con la edad de JesuCristo, encuentro de un agrado inusitado y un deleite sin igual pequeñas estupideces que ocurren a diario a mi alrededor.  Así, no es raro verme celebrar una buena caca de paloma sobre cualquier viandante o un resbalón inesperado en medio de la calle. El día que alguien pisa una gran mierda todavía humeante encuentro una satisfacción mayor que un orgasmo. No lo puedo remediar. Y si todo esto le pasa a alguien del tipo 2, aquel serio y maduro energúmeno al que le cuesta incluso reír, el día adquiere tintes de legendario, un día poco menos que perfecto.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s