Palabras como puños

20160329_174751Un día vi a un boxeador ganar a otro sólo mediante insultos. Fue tremendo: un púgil castigaba el rostro y el cuerpo del otro, la riñonada, la nariz… pero, cuando menos se lo esperaba toda la concurrencia, el boxeador que estaba siendo machacado alzó su mirada, abrió la boca y soltó un profundo, agudo y colérico ‘Me cago en tus muertos’ que dejó a su oponente helado, atónito y con los ojos  en blanco. Intentó levantarse mientras el árbitro pregonaba la cuenta atrás ‘¡tres, cuatro, cinco!’ pero estaba seco. Le retemblaba la cabeza y seguramente también el cerebro. No atinaba ni a coger las cuerdas del ring. Creo que en ese momento ni podía recordar su nombre. 

Luego desperté, había sido un sueño. Seguía ingresado en el hospital por la tremenda paliza que me había dado un grupo de adolescentes borrachos por insultarles cuando estaban haciendo botellón debajo de mi casa. Aquel día recuerdo que bajé cabreado ante el escándalo que estaban haciendo los chicos. No podía oír la peli de Paco Martínez Soria que estaba viendo ese apasionante Sábado noche y les dije: ‘¡eh, montón de mierda, bajad el tono que no estáis solos en la calle!’. A la primera ostia quedé KO.

Cuando recibí el alta en el hospital, fui a casa, aparqué el coche y al salir vi esta pitada justo en el muro de en frente del portal. Deduje que a la persona que la escribió nunca le han martilleado bien la cabeza, si lo hubieran hecho, no pensaría así.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s