Sin panduro no hay paraíso

 

En esta actualización, además del coche lleno de mierda de delante y la mítica pared de ladrillos de obra a medio acabar, podemos leer el glorioso mensaje que cambiará vuestras vidas. Panduro. Lo cojas por donde lo cojas no lo acabo de ver, no le veo mucha explicación racional a que alguien decida pintar esto en una pared. Sin embargo, siempre hay que intentar dar posibles explicaciones. Invito a todos a que lo intentéis. Esta es la mía:

Llovía mucho (aunque no se aprecie en la foto), era la una de la tarde hora zulú, el grafitero había madrugado ese día y para almorzar se había comido un yogur y una manzana. Las piernas no le respondían del hambre que tenía. Y, de repente, le vino el antojo: migas de pan. Con su melón, pimiento asado, chorizo y tocino. Todo  fácil de comprar pero para hacer migas ya sabéis el ingrediente más importante: Pan duro, pan de la semana anterior. Y eso tienes que preveerlo con antelación.   La pintada fue como un grito de rabia y frustración. Un lamento ahogado. Terminó abriendo una bolsa de patatas, una lata de atún y cortando un tomate. Triste pero al menos se libró del desmayo.

Panduro

Advertisements

One thought on “Sin panduro no hay paraíso

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s