W.C.

       El uso de las siglas en nuestro lenguaje tiene diversas funciones. Una supongo que será economizar el lenguaje de manera que podemos ahorrar saliva para luego usarla en proclamar tonterías varias a gran escala. Otro motivo podría ser el ahorro de papel, y por ende, evitar que un arbolito sea talado tan sólo para escribir un número limitado de memeces. Con este ahorro, podríamos escribir muchas más estupideces sin perjudicar aún más nuestros ya maltrechos recursos naturales. Por último (seguro que hay muchos más pero no tengo ganas de indagar) una función muy importante que cumplen las siglas es la de ahorrarnos equivocaciones y líos con el lenguaje y la ortografía. Si este señor o señorita hubiera utilizado la voz anglosajona W.C. para describir al cagadero que se presenta en la foto, no la habría cagado, valga la redundancia, de esta manera. 

      Una incógnita que queda por despejar sería por qué alguien en su sano juicio se dedica a escribir sobre los objetos cotidianos de casa su nombre. Si hubiera puesto la función, a saber, cagar o mear o vomitar, podría tener un algo de sentido. Tal vez haya sido tan sólo un caso aislado de arrebato artístico. Espero por su propia higiene que no haya hecho lo mismo con la escobilla del váter.wc

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s