pero… ¿Y por qué?

¿Y por quéCon esta pintada no he podido evitar recordar a los niños, en esa edad tan ávida de respuestas imposibles y ganas de aprender. Quien tenga contacto directo con niños sabrá de qué estoy hablando: ¿Y por qué? ¿Cómo? ¿Dónde? todo son misterios y dudas, como nuestro autor de hoy tenía cuando se puso manos a la obra.

Es como cuando le dices a un niño que no tienes ganas de ir al trabajo y te contesta con incredulidad: Pues no vayas. Luego continúas la conversación asegurándole que tienes que ir, hasta que te pregunta Por qué. Llegado este punto ya no sabrás que decir pero te aventurarás con un Si no voy me echarán. Ahora el niño en cuestión, aparentemente distraído, volverá a repetir la temible pregunta: ¿Por qué? y tú cambiarás de tema, como hacen los políticos. El niño por su parte se quedará echo un lío: Si no quiere ir al trabajo pero tiene que ir por obligación porque si no lo echarán ¿cual es el problema? Si no va, no tendrá que volver nunca y él no quiere ir. Que alguien entonces le explique al niño lo que es el dinero o una hipoteca.

Otro indicativo de que la pintada es de un niño de no más de tres años es el lugar en donde ha sido realizada, casi a ras de suelo. ¿Cómo puede alguien escribir a esa altura? ¿De rodillas? ¿Tumbado panza abajo como el soldado Ryan? Por tonterías como esa están las consultas de traumatología a rebosar y las columnas vertebrales más dobladas que el arco iris.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s