Carne de prisión

Así que amigos, ya sabéis: Estar al loro en vuestra próxima visita a la carnicería, enviar a un amigo en plan zapador para que busque por los alrededores de la tienda algún intruso sospechoso y evitar que os sigan. Si no seguís estas sencillas instrucciones puede que un equipo de CSI llame a vuestra puerta en la próxima barbacoa y os acuse de asesinato en primer grado. Aunque hayáis terminado con el cuerpo del delito, habrán huesos y restos de morcilla o tocino por todos lados, unas parrillas, un olor que alimenta y un buen fuego con ascuas. Llegado ese momento ya no habrá nada que hacer. Seréis cARne… de prisión.

Advertisements

One thought on “Carne de prisión

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s